|  5 comments  |  

Carta a un abuelo



Este es mi humilde homenaje a todos aquellos que luchan por desenterrar la dignidad de los seres humanos que, bajo la tierra de una fosa común, espera ser rescatada.

Por si quieres seguir leyendo...



Carta a un abuelo.
Querido Abuelo Luis:

Ya sé lo que quiero para mi décimo cumpleaños.
Olvídate de lo que te pedí en mi anterior carta, porque es ahora cuando sé lo que verdaderamente quiero que me regales.
Le conté a Pedro El cabeza lo del campo del Tío Jaime, allá en el pueblo, y el muy bicho me llamó mentiroso. Dice que los muertos están en los cementerios, bajo lápidas o dentro de nichos, no desperdigados por los sembrados de patatas.
Yo le había explicado lo que tú tantas veces me narraste: que antaño hubo años negros sin razón, en los que hasta el pensamiento estaba prohibido. Le hablé de Juan El cojo, de cuando no quiso saludar con el brazo en alto y tardó tres días en volver a su casa, con la cara reventada y como tú dices, meando sangre. Y de la mujer del boticario, ésa que te hace sonreír cuando recuerdas lo grande que tenía los pechos, la que se llevaron una noche para regresarla tan cambiada que nunca más levantó la vista. Y de Pepe Castro y Manolo El cuchilla, enterrados entre la Fuente del Obispo y la ermita de la Virgen Blanca, porque los cogieron pintando en el muro del Ayuntamiento aquello de arriba la republica.
Pero no le conté nada de lo otro, de cuando vinieron a buscarte para llevarte al Olivar Bajo, junto al arroyo, y te hicieron cavar aquella fosa y meter dentro a tu padre, con un tiro en la cabeza.
Eso no, eso me lo guardé.
Pero El cabeza es un borrico que no se cree nada, que dice que ando chocheando como tú, por eso ya sé que quiero para mi cumpleaños.
Quiero que me lleves a las tierras del Tío Jaime, donde, como dices, hay tantos de los tuyos enterrados. Quiero pisarla, olerla, sentirla, y llevarme un puñado en el bolsillo. Así cuando vuelva a casa, me dará igual que El cabeza me llame tarado, que El bola me diga marciano o que la seño me tire un borrador a la cabeza, como el día que en mitad de la clase de historia me puse en pie y grité que Franco fue un cabrón.
Me dará igual, porque yo tendré la verdad en mi bolsillo.

Tu nieto Luis que te quiere.


Quien olvida su pasado, maldice su futuro.

5 comentarios:

Anahit dijo...

Me ha gustado mucho... describe muy bien el sentir de muchas personas. Más ahora con el ridiculo que esta haciendo la justicia española.

Si no conoces el pasado nada nos impedira volver a repetir los erróres ya acaecidos.

Un saludo

Nisa Arce dijo...

Me hierve la sangre con todo lo que está sucediendo, de verdad >.<

Un besote wapa, me alegra que estés de vuelta, aunque haya pasado todo lo que has contado. Aghh, la informática...

Makino dijo...

Es increible como a veces la historia de los pueblos se parecen tanto. El mes pasado el dia 24 se conmemoro aca el dia de la memoria, para no olvidemos lo que fue vivir bajo una dictadura militar que dejo como saldo, muchos muertos, desaparecidos y un centenar de niño apropiados y robados de sus familias que crecieron en una familia ajena sin saber a quien pertenacian en realidad. Nunca me gusto leer sobre eso, ni ver documentales ni nada, simplemente porque es algo bastante doloroso, al dia de hoy se siguen jusgando a los responsables porque tuvimos la mala suerte de que la gran mayoria de los gobiernos hizo la vista gorda con respeto al caso, al parecer el gobierno actual se puso un poco las pilas y los esta jusgando, escuche por ahi en que se estaba buscando jusgar aca a los represores del franquismo (perdon mi ignorancia creo que fue algo asi, no se muy bien, pero bueno espero que sea para bien).
YO tengo un tio que desaparecio en la dicatura, al que nunca llegue ni llegare a conocer, pues cuando lo llevaron yo tenia a penas un año de vida, ahora despues de tanto tiempo me duele pensar lo que habra sufrido mi abuela que murio sin saber que fue de su hijo mas pequeño. Espero que nunca se repitan estas cosas en nuestra historia.
Besos, Makino/Rina.

Anónimo dijo...

El mayor pecado no es olvidar la historia, si no, no querer conocerla.

La mayoria se conforma con lo que nos quieren contar sin preocuparse realmente por conocer la verdad.

Eso es lo realmente triste, ojala la conciencia de todos despertara.

sakurainue

Anónimo dijo...

Sólo decirte. GRACIAS